Este proyecto tiene como objetivo ayudar a los jóvenes a descubrir su talento y su propia esencia a través del piano y la música, y a mediante ello sentirse más seguros para relacionarse con los demás jóvenes interesados en las distintas manifestaciones del arte.

Para lograrlo, la pianista rusa Victoria Foust, realiza conciertos, charlas guiadas y audiciones en diferentes localidades del país, donde selecciona algunos talentos locales para integrarlos “a una gran familia en torno al piano”. Junto con ello también considera enseñar a los profesores locales, las técnicas rusas de acercamiento a la música y la realización de conciertos de gala.